De lo físico a lo digital

Foto del artículo en Su Vivienda

De lo físico a lo digital

El Sector Inmobiliario es un Mercado Global de 200 Billones de Euros que además tiene la función de suministrar el espacio que conforma el escenario diario de nuestras vidas. Pese a esta relevancia es un mercado que opera de una forma increíblemente arcaica y opaca para todos los agentes involucrados, ya seas usuario final, empresa privada o administración pública.

Hoy, estamos inmersos en un contexto de cambio sociodemográfico, tecnológico y económico, con un potencial disruptor sin precedentes en aquellos mercados ineficaces como el inmobiliario.

Existen grandes fuerzas de estos cambios: la concentración de población en las grandes ciudades (usar y no poseer, no anclarse, ser flexible); la dilución de la frontera entre la vida profesional y personal; cambios en la estructura y formación de hogares (monoparentales y sin relaciones familiares entre sus componentes); y una vida más longeva. De la misma forma los agentes son ahora globales (inversores, ciudadanos…) sin embargo la personalización y el comportamiento en el sector inmobiliario sigue siendo local.

Hoy el tiempo y su experiencia se han convertido en el bien más preciado.  La conectividad es el factor urbano de referencia, incluso por encima del espacio. El  principal estímulo de nuestros conciudadanos es estar en el centro de redes: de ocio, culturales, profesionales, de conocimiento… y todo ello en tiempo real. Para ello nuestros centros urbanos se densifican reduciendo los m2 de casas, locales y lugares de trabajo. Maximizar la ocupación temporal de un recurso ocioso (En espacio y tiempo), es la base de los negocios digitales más innovadores de los últimos tiempos (AirBnB, weWork, Cabify, …).

En cuanto a la tecnología, existen cuatro grandes grupos en el centro de cualquier compañía #proptech: El BigData y la Inteligencia Artificial; la Realidad Aumentada y Realidad Virtual; los nuevos Market Place (P2P) en sus diferentes formas y vertientes; y el recién llegado BlockChain. Lejos de la fascinación que provocan y entendiendo todas ellas como habilitadoras poseen capacidades de cambiar diferentes fragmentos de la cadena valor del sector.

En este escenario el campo de innovación es enorme. Desde los procesos de decisión de compra, la financiación, el proceso constructivo (acercamiento oferta/demanda, Industrialización), la comercialización; hasta el asset y facilities managment (servicios postventa) están en el foco de las Startup, cuyo volumen de inversión se ha multiplicado por  20 en los últimos 6 años.

Todo esto abre un nuevo paisaje en el sector donde el uso es más importante que el edificio en sí mismo. Se une ahora el espacio físico con el virtual  a través de plataformas de gestión que unifican nuestros gastos, nos proveen de suministros; nos dan acceso a servicios del barrio como gimnasios, guarderías, lavanderías, restaurantes; nos conectan con grupos de interés común…. Por tanto transforman el Real Estate en un suministrador de servicios más allá de un gestor de inmuebles pasivos. Haciendo un símil tecnológico, el Real Estate se convierte en un sector de hardware y software, no sólo de hardware.

Por tanto es momento de pensar en grande y generar un sector más transparente y eficaz, más dinámico, donde se den respuesta a nuevas necesidades complejas de nuestra sociedad con un aporte de valor más allá al de la intermediación y la construcción.

Carlos Olmos. Director & Fundador de urban Data Analytics.

Artículo publicado en la edición especial Su Vivienda 20 Años EEl Mundo el 17/11/2017.